Cuaderno de viaje

 

San Sebastián: el Peine de los vientos